Con el nombre común de Madreselva, se conoce a la Lonicera japonica, que es su nombre científico. Este arbusto trepador es de follaje persistente si se encuentra en regiones cálidas o semi-persistente en las frías, pudiendo alcanzar los 10 m de altura, es originario de Asia y pertenece a la familia de las Caprifoliáceas. Está muy extendida debido a su cultivo ornamental.

Crece de forma vigorosa. Sus hojas son opuestas, acuminadas y elípticas. Sus floración es larga, muy olorosa creando grupos de flores tubulares de color blanco que se convierten cuando envejecen en amarillas. El fruto en grupos de bayas con forma ovalada son aromáticos también y cuando maduran su color se torna rojo.

Es asilvestrada y vive en casi todos los tipos de suelo, recomendada en especial para sitios sombríos y orientados al norte. Su temperatura ideal oscila entre los 10 y 25ºC. Resiste la sequía, no es muy exigente en cuanto al riego. Tolera muy bien la poda.

Es insustituible en la decoración de jardines y parques donde son apreciadas por ser poco exigentes y relativamente rústicas. Perfecta para cubrir pérgolas muros o vallados en un corto espacio de tiempo. También se puede emplear para cubrir una franja espaciosa de suelo.