Para la restauración paisajística, las empresas especializadas en la plantación o replantación de arbolado, arbustos, leñosas, herbáceas, etc. recurren para su suministro a plantas cultivadas en viveros propios o de empresas externas.

Estas las cultivan en grandes cantidades ya que las necesidades de plantación en cada obra suelen ser altas, principalmente derivado de las grandes superficies de actuación: reforestación y forestación de montes y grandes espacios naturales.

Cultivo en bandejas de alvéolos

Son plantas cultivadas normalmente en bandejas de alvéolos, tanto las consideradas tradicionales como las llamadas bandejas forestales, existiendo diferentes modelos según cada fabricante.

Las llamadas bandejas normales suelen contener alvéolos de poco volumen y relativamente alta densidad de alvéolos por bandeja porque pasas pocas semanas o meses en ellas. Tras su germinación o enraizado, según se siembren o esquejen las plantas, normalmente pasan a una segunda fase de cultivo en vivero, que consiste en ser plantadas en macetas o contenedores para proseguir con su desarrollo en él. Muchas de estas plantas tienen también un mercado ornamental, orientado principalmente a la jardinería pública y privada.

Plantel de Rosmarinus officinalis en bandeja forestal

Las denominadas bandejas forestales tienen varias peculiaridades con respecto a las anteriores. Por ejemplo:

  • Sus alvéolos poseen una mayor capacidad de sustrato por varios motivos. Uno porque van a permanecer más tiempo creciendo en ellas y otro porque necesitan crear un sistema radicular potente para responder mejor en el campo una vez plantadas.
  • El número de alvéolos por bandeja es menor por los mismos motivos: más tiempo de cultivo en la bandeja.
  • Son más resistentes, porque están sometidas a una manipulación mayor, expuestas a más tiempo de cultivo al exterior y deben soportar más peso.
  • Alvéolos con un diseño anti espiralización radicular. Con él se evita que las raíces se reviren durante el cultivo en el interior del alvéolo y respondan mejor tras su trasplante en el terreno definitivo.
  • Diseño autopinzante de raíces, que consiste en una apertura ancha de drenaje en la base del alvéolo, que, junto con su posición alzada en cultivo, hace que las raíces pivotantes se ‘pincen – cieguen’ y todo su sistema radicular se desarrolle dentro del alvéolo.

Sustrato de cultivo para bandejas de alvéolos

El sustrato es una de los componentes base para el correcto enraizado de los esquejes o germinación de las semillas.

En gran medida el sustrato de cultivo utilizado en las bandejas de alvéolos suele ser muy similar para todas las especies, variando eso sí, cuando este sustrato va a albergar plántulas durante pocos meses o cuando va permanecer en dichas bandejas mucho más tiempo.

En el primer caso, el sustrato suele ser de fibra más bien pequeña, una mezcla se turba rubia con turba negra y quizás fibra de coco, un pH del orden de 6,5, con un buen equilibrio entre buena retención de agua y aireación, ligeramente fertilizado y puede contener una porción de perlita o materiales similares.

Su textura fina obedece a que debe llenar correctamente alvéolos pequeños y con relativo poco volumen. En cuanto a su vida útil suele situarse entre los dos a cinco meses, pasando después a una fase de trasplanta a maceta o contenedor.

En cambio, el sustrato de cultivo utilizado en las bandejas de alvéolos forestales de mayor volumen, necesita de una textura más gruesa y que con el tiempo no degrade o apelmace. Los materiales de su formulación pueden ser similares, pero admitiendo fibras más largas y algún otro componente como por ejemplo la arcilla o el compost forestal.

Su vida útil en bandeja puede llegar hasta los dos años. De ahí que además de permitir su enraizado o germinación de la planta, le sirva de sustrato de cultivo durante el tiempo necesario hasta su plantación en campo.

Plantel de Scirpoides holoschoenus en bandeja forestal

Catálogo de especies forestales y de jardinería en el vivero

El catálogo de especies forestales y de jardinería que se suelen cultivar en este tipo de vivero, suele ser bastante diferente al que se puede encontrar en aquellos orientados a la jardinería ornamental, si bien, comparten un importante número de especies.

También las técnicas de producción difieren notablemente ya que las forestales y de jardinería para forestación o reforestación, deben ir dirigidas a producir planta muy resistente para que cuando sean plantadas en estos espacios naturales, resistan el envite de la naturaleza en toda su plenitud, sometiéndolas a los estreses propios de cada lugar.

Las producciones también suelen ser programadas para hacer frente a proyectos concretos, si bien, esta es una cuestión que no se da con la frecuencia deseada por lo que los viveros entran en producción, partidas que intuyen podrán vender llegado el momento.

En ocasiones, se cultivan genotipos concretos de especies para actuar en zonas geográficas particulares. En este caso, tanto las semillas como los esquejes, se extraen de dichos lugares con la supervisión oportunas de técnicos del vivero y la administración.

Listado de especies forestales y de jardinería más populares, presentadas en bandejas forestal: