Lygeum spartum es el nombre científico del conocido Albardín, planta herbácea perenne y rizomatosa que puede alcanzar hasta el metro de altura. Pertenece a la familia de las Poaceae. Se la suele confundir con la Stipa tenacissima (esparto) con el que suele compartir hábitat junto a otras especies también típicas de zonas secas o semiáridas como, Atriplex halimus, Capparis spinosa, Anthyllis cytisoides, Genista umbellata

Es propia de zonas secas con suelos arcillosos o margosos, yesíferos e incluso salinos de la cuenca mediterránea. Sus hojas junciformes son de un color verde-amarillentas de hasta 50 cm de longitud, están enrolladas para evitar la pérdida de agua por transpiración. Sus flores forman una espiguilla cubierta de largo pelo sedoso y rodeadas por una bráctea papirácea con forma de espata.

Se utiliza en restauración paisajística y control de la erosión sobre todo en zonas semiáridas y suelos margosos o yesíferos que son tolerados por muy pocas especies. Por su rusticidad y aspecto atractivo es interesante en jardinería sostenible. Sus hojas duras y tenaces tienen un uso similar al esparto para la obtención de fibras tanto para la industria de la cordelería como para la papelera.