Recientemente han dado comienzo los trabajos de desbroce de las carreteras competencia de la Junta de Andalucía en las provincias de Granada y Málaga, que han sido ganados en concurso por la empresa Paisajes del Sur en este año 2016 y por un período de dos años.

Estos trabajos consistirán en desbroces mecánicos y químicos, según indicaciones del proyecto, para conseguir la limpieza de malezas de los márgenes de las vías al objeto de evitar la invasión de las plantas sobre la calzada y los consiguientes problemas de seguridad vial, al impedir la óptima visibilidad de señales de tráfico, de vehículos y posibles obstáculos; disminuyendo los riesgos de incendios en verano; y dificultando el mantenimiento de capa de rodadura por fracturación, permeabilidad y contaminación.

El desbroce mecánico se realiza en primer lugar sobre las plantas vivaces y perenes, arbustivas y arbóreas, que han desarrollado excesivamente sobre estos márgenes, para una vez reducidas hacerlas más sensibles a un posterior secado con herbicidas de forma que se evite su rebrote. Precisamente la época más adecuada para realizar estos desbroces con este fin en esta zona, es el final del verano principios del otoño, para de esta manera conseguir una mayor eficiencia en la aplicación de los herbicidas.

Trabajos mecánicos de desbroce en carreteras

Estos trabajos de desbroce mecánico, ya sean realizados por tracción mecánica o manual, requieren mucha especialización no tanto por su ejecución, pero sí por los riesgos que se asumen sobre el tráfico, que ha de estar abierto en todo momento, sobre los trabajadores que realizan el servicio, y sobre el medio ambiente por el polvo y la contaminación que las propias máquinas pueden generar, por lo que se han de tomar todo tipo precauciones sobre la evaluación de riesgos laborales y medioambientales.

Para el desarrollo de los mismos, en primer lugar se proyectará toda la señalización para la seguridad vial, ejecutándose con protocolos muy estrictos, para dar comienzo al desbroce mecánico con las máquinas adecuadas a la movilidad en cada parte de la vía (medianas, cunetas, arcenes o taludes), y finalizar con trabajos de refino con desbrozadoras manuales.