El 5 diciembre se celebra el Día Mundial del Suelo.

El Día Mundial del Suelo es apoyado por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) con el objetivo de incidir en la sensibilización y dar a conocer la gran importancia del suelo en nuestras vidas.

Solo un centímetro de suelo puede tardar hasta 1.000 años en formarse y al menos una cuarta parte de la biodiversidad mundial habita bajo tierra.

el suelo desempeña un papel fundamental en el buen funcionamiento de los ecosistemas, contribuyendo a la regulación del flujo del agua y el clima, la biodiversidad, la captación de carbono y la preservación de tradiciones culturales.

El suelo es un recurso clave y elemento esencial del entorno natural en el que vivimos y en el que se produce tanto la mayor parte de los alimentos mundiales como el proporcionar el espacio habitable para que los seres humanos y animales.

Pero el suelo no solo constituye la base para el cultivo de alimentos, combustibles, fibras y productos médicos, sino también es esencial para nuestros ecosistemas, desempañando un papel fundamental en el ciclo del carbono, almacenando y filtrando el agua y mejorando su capacidad para gestionar circunstancias ante inundaciones y sequías.

Por todo ello, es fundamental poner más empeño si cabe en el día a día, en protegerlo mediante el desarrollo de técnicas adecuadas, cultivo de especies especialmente orientadas a la reforestación y recurrir en la medida de lo posible al asesoramiento técnico y equipos de profesionales comprometidos con el respeto al medioambiente.