Seleccionar página

Conocido comúnmente como Acacia de Constantinopla o Árbol de la seda, realmente su nombre científico es Albizia julibrissin y aunque no es una verdadera Acacia, sino una especie de un género próximo (Albizia) pertenece a la misma subfamilia Mimosoideae, dentro de la familia Fabaceae.

Es originario del Sureste de Asia y se introdujo en Europa a mediados del siglo XVIII, aunque por su cultivo como ornamental se encuentra muy extendido por todo el mundo.

Bellísimo árbol caducifolio de entre 8 a 12 metros de altura, de copa ancha cuyo diámetro va desde 6 a 8 metros produciendo una amplia sombra matizada. Ramas largas y arqueadas con un elegante follaje. Presenta hojas bipinnadas. Sus flores ligeramente perfumadas, aunque no tienen pétalos, son muy vistosas ya que aparecen agrupadas densamente como un grupo compacto de estambres blancos o rosados durante todo el verano.

Follaje de Albizia julibrisim

El fruto es una legumbre glabra y comprimida, de 10-15 por 1-3 cm, de un color pardo con semillas de forma arriñonada de color marrón oscuro. Es muy tolerante respecto al suelo, aunque los prefiere secos y arenosos.

No tiene plagas y enfermedades destacables. Es muy usado en jardinería por su sombra matizada y el aspecto atractivo de sus flores fragantes y sus hojas que recuerdan a los helechos. Se emplea como árbol aislado o en agrupaciones y alineaciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies